12 de octubre de 2010

adolescencia

Aii!, la confusa adolescencia. Los amores, los medio-amores, los tres-cuartos amores, los engaños...
Y la misma lista para la amistad, aunque puede que no a tan grande escala; o puede que si.
Creo que me convertiré en uno de esos adultos que no quiere volver a pasar por la adolescencia.
no es que lo pase fatal, pero para mi gusto, demasiadas dudas e incertidumbre.
Lo peor, creo yo, es la sensación de soledad, al creer que nadie nos entiende; ni siquiera nosotros.
Preguntas y dudas nos inundan la cabeza. Pocas de ellas llegan a formarse en palabras y aun menos salen en forma de preguntas dirigidas a alguien (y aun menos a alguien capaz de contestarlas)

4 comentarios:

The Little dijo...

Hola Lyla.
Se nota que estás en la adolescencia, porque a si mismo me siento yo. Hoy mismo sin ir mas lejos pensaba que ninguna amiga mía sabría ponerse en mi piel. Y paf! leo esto y tu me abres los ojos.
Escribes muy bien :)


A mi también se me hace raro escribirte en castellano. Pero mira el lado bueno, así practicaras las dos lenguas.
un beso!

Lyla dijo...

Bien por nosotras, unas peques escritoras... espero que nos apoyemos una a la otra, aunque sólo sea por internet!
besoos

Lyla dijo...

Ahora que se que alguien lee esto, me estoy animando! gracias!

Pía Baroja dijo...

Adolescencia, adolescencia. Precisamente a esto me refería en mi anterior entrada (Diecisiete). Pero yo pienso que es bonito tener dudas y sacarlas adelante, aunque a veces no sepas cómo seguir, te sientas sola o te creas la peor persona del mundo. Mi consejo es que disfrutes de la adolescencia al máximo, que es una etapa muy bonita en la que estás siendo medio adulta pero apenas tienes responsabilidades.
Espero que te vaya todo muy bien en esta etapa, ya me dirás tu edad ;)

Seguiré leyéndote.