11 de diciembre de 2011

¡Desafío 2011 conseguido!

Pues si, he conseguido leer 50 libros en un año. ¡Qué bien!
Por fin, después de algunos años intentándolo, lo conseguí. No hay premio, pero es una pequeña satisfacción interior; saber que algunas de las cosas que me propongo, las cumplo.
Si leo alguno más, también la añadiré al desafío.
Y ahora... unes breves explicaciones y disculpas. 
Me gustaría escribir mucho más, el caso es que no estoy muy inpirada y creo que ni siquiera intento escribir a menudo. También me gustaría pasar por aquellos blogs tan bonitos que me hacían compañía. Pero bueno, he visto que como en muchas cosas, la blogosfera me va por épocas. 

Muchos besos a todos y todas las que aún os pasais, por aquí, y también a los que ya no lo haceis, os comprendo.

15 de noviembre de 2011

Es como una estrella fugaz



Ella, tan solo ella, estirada en el extenso jardín verde del college irlandés. De vez en cuando se escapaba a hurtadillas para sentir la vida a su alrededor. Ésa en la que los búhos explicaban historias, el rocío aún no había llorado y la noche, protectora, lo cubría todo con su manto oscuro.  
Es como una estrella fugaz.
El amor, el escuchar una canción que despierta el sentimiento, el recuerdo y la añoranza, el vivir un libro intensamente.
¿Qué es la vida, sino una incesable noche de estrellas fugaces?
A ratos calmada. De golpe se ilumina todo y nos ciega, y una vez pasado, pensamos: ¿Qué fueron esos instantes de gloria? ¡Ah, sí! Eso era otra estrella fugaz.
Entonces suspira y sigue viviendo en la acogedora noche. 
En el firmamento hay muchas estrellas, -piensa- lo difícil es saber cuáles, cuándo y cuántas serán las fugaces. Sólo lo digo para aprovecharlas al máximo.

4 de noviembre de 2011

Pozos azules



Veía como él
                     caía
                             en su propia oscuridad. Se ahogaba en el pensamiento. Quería que viese en ella una pequeña luz, la luz que lo motivara a levantarse enérgicamente, a esbozar su típica sonrisa que iluminaria de una vez por todas sus ojos como pozos azules.
Algo le daba la fuerza para creer que ella podía devolverle la vida.
     

10 de octubre de 2011

One day I fly away



Y de golpe, en la profundidad más oscura.
Cansada de estar encerrada en esta rutina.
Cansada de este pueblo monótono.
Cansada de ver siempre la misma gente superflua.



Le pido a la autora, por favor, que dinamice un poquitín la historia. Aventuras, magia, un poco de riesgo, amor... si, sobre todo amor.
¿Estas de acuerdo?
Por que, señora escritora... aquí la protagonista se aburre y seguramente el lector también.

5 de octubre de 2011

Una semilla de felicidad

Estoy mucho mas feliz que la semana pasada.
Miro alrededor, como cada uno ha pasado un fin de semana diferente. Hay quien se ha ido de crucero, hay quien quizá se ha emborrachado, otros puede que hayan estado con la familia.
Pero yo siento que tengo un secreto, algo que me ha plantado esta semilla de felicidad.
Está allí, en algún sitio de mi interior, iluminando algo; des de luego el presente y tal vez el futuro.
Pero alguien me dijo hace poco:
-¿Para qué ser feliz si no lo puedes compartir con nadie?
-¿O tal vez no eres del todo feliz hasta que tienes con quien compartir? -respondí.


2 de octubre de 2011

Cita en otoño

Y quedaron después de un año sin verse. Su relación no había acabado mal, pero tardaron un año en quedar. 
En medio del olor de las hojas caídas y húmedas del otoño, paseaban por la ciudad.
Al principio puede que no hubiese una confianza cien por cien, pero a los diez minutos el hielo que se había creado durante doce meses se fundió entre risas, miradas de complicidad y charlas necesarias.
Él, alto, con el pelo castaño claro muy corto y unos expresivos ojos azules; ella, no muy alta, con el pelo larguísimo cayéndole como una cascada por la espalda y los ojos oscuros maquillados suavemente.
Hubo química, simpatía, sinceridad, desahogo, cariño, tal vez amor.
Hubo respuestas para esas preguntas, pero se crearon otras nuevas.
¿Qué relación tendrían de ahora en adelante? ¿Qué sentían el uno por el otro?
Hay clases de amor, clases de complicaciones... pero no hay grado de amor sin grado de complicación.












26 de septiembre de 2011

¿Quién soy? y ¿por qué soy como soy?


¿Quién soy?
Vale, soy yo. Esa que tiene un determinado físico y un determinado carácter. Esa a la que le gustan cosas como rodear tazas humeantes con las manos o cerrar los ojos y dejarse llevar por la música en cualquier situación. La que detesta las discotecas ruidosas y la gente que no se cuestiona nada.
Pero... ¿Por qué soy como soy?
¿Es una cosa genética, biológica? ¿Des de que era un bebé ya estaba programada para ser así? ¿O entonces era una masa que mi familia y la sociedad ha ido moldeando?
¿Quién sería yo si hubiese crecido sola en medio de un silencioso y tranquilo bosque?
Esa yo, me gustaría conocerla.
Creo que sería en ese momento donde me encontraría.






ESCRITO: en clase de lengua

24 de septiembre de 2011

El rayo de luna

"Acaso estará en el claustro del monasterio de la Peña, sentado al borde de una tumba, prestando oído a ver si sorprende alguna palabra de la conversación de los muertos; o en el puente, mirando correr uno tras otra las olas del río por debajo de sus arcos; o acurrucado en la quiebra de una roca y entretenido en contar las estrellas del cielo, en seguir una nube con la vista o contemplar los fuegos fatuos que cruzan como exhalaciones sobre la haz de las lagunas. En cualquier parte estará, menos en donde esté todo el mundo."


Gustavo Adolfo Bécquer
El rayo de luna

23 de septiembre de 2011

¿Qué son las hojas que caen en otoño?
















Estaba sentada en un banco del parque enfrente de casa.
El otoño se acercaba suavemente. La temperatura bajaba y los colores cálidos que anunciaban el cercano frío alegraban la vista. Marrones, amarillos, rojos, naranjas...
Con la mirada seguía una y otra vez, todas las hojas que caían. Distraída.
Cada hoja que llegaba al suelo era una oportunidad dejada escapar. Allí estaban las oportunidades que ella había echado a perder, y también esas que otros habían hechado a perder pero que repercutían (o hubiesen repercutido) sobre ella.
De golpe, un escalofrío le recorrió todo el cuerpo al recordar inconscientemente los labios de él  perfilando su cuello.
Y por enésima vez, volvió a fijar las vista en otra hoja que caía, junto a una lágrima.

21 de septiembre de 2011

La mariposa azul


Lucy tenía cinco añitos y lo que deseaba más en el mundo era ser una mariposita para poder volar libre por el cielo azul y caminar sobre las blancas y esponjosas nubes.
Un día tubo un sueño:

Era el día perfecto para ser la mariposa azul que ella era, para juguetear con el viento al pilla pilla y con las nubes al escondite.
Se escondió detrás la cortina de pelo de una chica que había en el parque. Cuando recuperó el aliento se fijó en lo que la joven hacía: estaba sonriendo, con los ojos iluminados y su mano derecha cogía delicadamente un lápiz. Estaba escribiendo. La mariposita azul deseó en esos momentos ser una chica y poder disfrutar escribiendo como ella.

La mañana siguiente, Lucy había cambiado de sueño: quería ser escritora. Entonces empezó a escribir un cuento que iba sobre una mariposa azul.

15 de septiembre de 2011

En un momento, caos

Aparece una pantallita en la esquina de la pantalla del ordenador.
Entonces pasan muchas cosas a la vez.
Recuerdos del verano visualizan mis ojos, canciones románticas oien mis oídos, mis labios sólo saborean los suyos, mi cerebro se ha quedado en blanco y para quién quiera y pueda escucharlo, en algun rincón suena un sonido extraño. Ése es el corazón. Si, ese que ha querido, ese que se ha roto en añicos, ese que se intenta reconstruir con el paso de los lentos días, ese que quería olvidar, ese que bate tan fuerte que creo que lo que quiere es tirarse por el barranco.
Realmente el amor es un estado físico, pienso apoyando delicadamente la mano derecha encima del corazón que sigue gritando desesperado.

Lo que puede llegar a desembocar una pequeña pantallita... Sólo depende del pasado, del presente y del amor.














14 de septiembre de 2011

¿Qué necesita el mundo?


Volar siendo invisible. Ir rápido, hacer la vuelta a la Tierra por los aires. Observar. 
Y como un artista, retocar allí y allá. Pinceladas de azul cielo, otras de rosa pastel y otras tantas de rojo pasión, verde esmeralda y amarillo. Ningún gris ni negro. 
Extender la mano y abrirla, soltando al vacío los famosos polvos mágicos, que no son mas que pequeñas concentracios de amor, y esparcirlos por el planeta con la ayuda del liberal viento.

9 de septiembre de 2011

Palabras al aire con sentido

Solo la fuerza de voluntad que creía no tener me impide alargar la mano y coger el teléfono. Llamarte, darte una señal de vida, decirte sin necesidad de palabras que pienso en ti; que no te he olvidado (aunque si que lo he intentado).
Puede que no sea exactamente la fuerza de voluntad, que me lo impide. Tal vez sea un escudo para protegerse del dolor.
Total, si sé que no abrirás, ¿por qué picar a la puerta?
Sólo me infundo mas dolor, porque una cosa es no ver y la otra es no querer ver. La única razón por la cual no me rindo es una: la esperanza.
Esperanza a que abras la puerta; que el azul de tus ojos calme la sed de mi alma i que tu sonrisa, tenga una explicación para todo.

Y como en un cuento, 
ser felices y comer perdices.

"Ya está", pensó. Guardó el bolígrafo verde esmeralda en su bolso marinero y miró la carta recién escrita en un papel muy viejo, de esos que a ella le gustaban tanto; esos que hacían tan buen olor y hacían que cualquier cosa que escribiera uno, pareciese importante para la historia, como si fueran un manuscrito antiguo y valioso.
Le dio una última ojeada y, con una chispa de resentimiento en los ojos, dobló el papel. Rebuscó en un bolsillo y de él sacó un globo, sus objetos preferidos; el mejor invento, según ella. Entonces, con sus blancos y largos dedos, introdujo la carta dentro e intentando no hacer ruido, se acercó el globo a los labios rojos y lo infló. 
Había gente que enterraba el pasado o los recuerdos, otros los quemaban y otros los ponían en una botella que lanzaban al mar. Ella prefería el aire. Inquieto pero tranquilo, invisible pero presente. 

Entonces lo soltó hacia la infinidad del cielo y las estrellas.

16 de agosto de 2011

La chica del lago



No ha resultado ser como me esperaba... ¡sino mucho mejor!
Está narrado en primera persona, por los dos protagonistas, él y ella, un capítulo cada uno. Ellos no son del todo "normales", ambos tienen problemas con la familia y al relacionarse con la gente. La primera persona hace que uno de pasee por los pensamientos de cada uno, diferentes y espotáneos, y escritos de una manera especial y divertida. Lo único que puedo decir en  contra ha sido el final, un poco sobtado y demasiado abierto. Y el autor sólo tiene 17 años.






"A veces cuando recuperas algo fantásico de tu niñez -un restaurante, un libro, lo que sea- te das cuenta, con la prespectiva de los años, de que en realidad no era tan fatástcio. En este caso, no. El restaurante no era lo importante. (...) Era el hecho de estar en familia, de hacer algo juntos. (...) Mi hermano y mi padre ya no estaban. Yo era mayor. Mi madre era una persona completamente diferente. (...) El restaurante era el mismo, pero nosotras no."


"-¿Sabes qué creo?-susurré-. Que deberíamos poder elegir. Olvida el estúpido beso que le diste a un extraño en un campamiento y elige un beso que significara algo, con alguien que te importara. Conviértelo en tu primer beso. Recuerda eso y no recuerdes lo demás. Recuerda sólo las cosas buenas."





31 de julio de 2011

De viaje


Uno tenía una mano en el volante, tratando de conducir;  el otro una mano en el mapa, tratando de no perderse otra vez. Sólo una porqué las otras dos estaban entrelazadas, juntando la poca distancia que les separaban los asientos incómodos de ese descapotable un tanto viejo pero acogedor. Esas manos armónicas que nunca se separaban y que se acariciaban con cariño y suavidad cada segundo de su preciosa vida de enamorados. Una pareja de lo más dulce y bonita, aun que ir de viaje no se les diera bien.
Sólo ellos sabían que eran muy malos en seguir un recorrido y conducir a un sitio concreto, por lo que no paraban de mirarse con complicidad y reírse a carcajadas después de cada cruce; tras descubrir que se habían vuelto a equivocar. De hecho hacía ya dos días que los esperaban en un hotel del sud de Italia, pero yo creo que el hotel era una escusa, sólo querían estar juntos. Se perdían en cada uno de tres cruces aproximadamente, y se veían obligados a retroceder con energía y felicidad, como si fuese lo más normal y divertido del mundo. Pero no les importaba; en absoluto, se lo pasaban muy bien y cada noche acababan durmiendo acurrucados en el coche mirando las estrellas y escuchando el canto de los grillos en sitios que jamás se hubieran imaginado que existieran, en sitios muy curiosos y simplemente, mágicos. No les importaba si se perdían, a donde les llevaba la vida, porqué estaban juntos y se amaban. Se amarían en el coche o en el hotel, en Francia o en Italia, con viento o con lluvia, en el presente y en el futuro.

28 de julio de 2011

Dorado


Subimos todos a la pista para jugar a fútbol.Yo me quedé sentada observándote. Como corrías, como chutabas, como animabas al equipo o como sonreías al marcar un gol, guapo y despreocupado. Después de un rato escalé por las grandes piedras hasta llegar a un dorado campo cercano. Allí me senté encima de pequeñas montañas de paja que recién cortadas pinchaban y me puse a reflexionar.
¿Por qué me gustabas tanto, siendo tú y yo tan y tan diferentes? La situación era curiosa. Me estaba enamorando de alguien con el que sabía que no hacíamos el par. Yo de mente soñadora, tu cuadriculada. Yo habladora y amante de las palabras, tu hombre de muy pocas. Los contrarios se atraen, dicen. 
En esta que vi el azul de tus ojos flotando entre el dorado. Te acercabas. Me viste cómoda en medio del campo y sonreíste. 
-¿Qué haces aquí sentada?- me preguntaste entre divertido y sorprendido.
-Pues pensar- te contesté intentando sonar de lo más natural. En realidad estaba un poco nerviosa y mi corazón se iba acelerando. No esperaba que vinieras a mi encuentro allí arriba. 
Miraste de lado a lado y finalmente te pusiste a mi lado. 
Y allí estábamos nosotros, dos jóvenes adolescentes opuestos, descubriendo juntos el juego del amor, en medio del dorado, y ante nosotros, una vista espectacular.

Entonces nos besamos.

25 de julio de 2011

Para ti, color verde

No puedo más, te necesito. A ti, ahora.
Quince días dan para mucho y para muy poco. Han sido unos días inolvidables, preciosos. No sé quién se inventó eso de que lo bueno no perdura, pero ahora mismo lo mataría. Suerte que tengo miles y miles de recuerdos que me iluminan en estos días de tristeza, después de haber tocado el cielo contigo y haber caído ahora de golpe, al volver. Te informo que sigo viva, pero sólo a medias. La caída está siendo muy dura. Los morados duran, y con un suave roce empieza a arder, a pares con mis lágrimas de plomo.
No sé que hacer, mire donde mire, haga lo que haga, sólo estás tu en mi pensamiento. De día. Y también de noche, cuando por suerte nos encontramos en el mundo de los sueños, la oscuridad y las estrellas. Aunque después el despertar sea doloroso, húmedo y salado, vale la pena.

Días de alegría y noches de pasión.
Te quiero.





19 de junio de 2011

Test literario

Pía me nominó para hacer este test y aunque parezca raro, al final lo he hecho =)

  • Ultimo libro que he leído 
Canciones para Paula, demasiado sencillo y superficial pero al menos entretenido.
  • Un libro que cambio mi forma de pensar 
El mundo de Sofía (¡a quién no!)
  • El ultimo libro que me hizo llorar 
Cometas en el cielo, tres veces fueron las que lloré.
  • El ultimo libro que me hizo reír 
Cazadores de sombras, la autora tiene un buen sentido del humor.
  • Un libro prestado que no me han devuelto 
La Declaracion, de Gemma Maley. 
  • Un libro prestado que no he devuelto 
Mh... seguro que tengo alguno pero no se ocurre. Ah!, sí, un librito de las tres gemelas.
  • Un libro que volvería a leer 
¡Muchísimos! Por ejemplo, el mundo de Sofía.
  • Un libro para regalar a ciegas 
La ladrona de libros.
  • Un libro que me sorprendió para bien 
Cometas en el cielo.
  • Un libro que robé 
Creo que ninguno.
  • Un libro que encontré perdido 
Que ahora recuerde, ninguno.
  • Autor del que tengo mas libros 
Laura Gallego García, J.K.Rowling o Paolo Coelho)
  • Un libro valioso 
Los de Harry Potter y Memorias de Idhún, los tengo todos echos polvo y ¡eso me encanta! Con las páginas amarillas y esa olor...
  • Un libro que llevo tiempo queriendo leer 
Bastantes... por ejemplo, las hijas de Tara (es el primero que me ha venido en mente)
  • Un libro que prohibiría 
Hay gustos de todos tipos, que yo no haya disfrutado con un libro no quiere decir que otro no lo pueda hacer.
  • El próximo libro que voy a leer 
No lo sé, espero que uno que valga la pena. No me importaría el Lanzarillo de Tormes.


Nomino a todos aquellos que les apetezca hacerlo y que les haya gustado
Besitos a todos y gracias por leerme incluso en estos días en los que estoy bastante ausente =)

13 de junio de 2011

Amor en el aire

Ayer se respiraba amor en el aire.
Creo que éramos mas de cien personas, todas allí por la misma razón. Sonó el timbre y todos salimos corriendo llenos de emoción hacia la pista de fútbol del colegio, decorada para la ocasión con un pequeño escenario, sillas, guarniciones de fiesta, altavoces... Un grandísimo aplauso la acogió al llegar. Estaba deslumbrante con un vestido gris y unos negros zapatos de tacón . ¡Que coqueta que es! Entró riendo y llorando, vislumbrando caras que no veía des de hacía años o reconociendo las de familiares y alumnos. Cuando por fin llegó al asiento reservado, después de saludar y besar todo aquel que se encontraba, empezaron los discursos, las actuaciones y los regalos.
Familiares, alumnos y ex-alumnos, profesores y ex-profesores, compañeros de estudios o trabajo... Muchísima gente pasó por el pequeño pero acogedor escenario. Dulces alumnos recitando poesía, orgullosos ex-alumnos demostrando qué habían aprendido de ella, como por ejemplo un cuenta cuentos, un cantante, una periodista, un alcalde...
Hubo más de un comentario realmente emotivo, que arrancó a mas de uno algunas lágrimas que por mas que lucharan en no salir, brillaron con amor por nuestras mejillas.


Algunos puede que aún no sepáis de qué va todo esto. Pues veréis, este año se jubila una maestra. Tuve la suerte de tenerla el último año de primaria. Pero no es cualquier maestra; es una maestra que  ha marcado la vida de muchísimos alumnos de modo muy positivo durante más de cuarenta años. Para nosotros, ella ha ampliado el significado de "maestra" y a cada uno nos ha aportado algo muy importante, siempre acompañado por su magnífica sonrisa y cariño.

Creo que no me olvidaré nunca de la fiesta de despedida de ayer. Hoy en día, cosas como estas se ven  muy pocas y realmente fue PRECIOSO y completo.







Tampoco la olvidaré a ella.

21 de mayo de 2011

21/05/11


Esta mañana me he despertado con las risas de mi hermano y sus amigos, que se han quedado a dormir celebrando su cumpleaños. Después de desayunar los chicos se han ido, cada un por su lado, y mi madre, mi hermano pequeño y un amigo suyo y yo nos hemos ido a la playa con unos bocatas.
En la playa no había mucha gente y se estaba de maravilla. Estos son los días en los que me doy cuenta de la suerte que tengo de vivir en un sitio como este. Me he estado un buen rato paseando. La música del iPod, la música del mar, el agua en los pies mientas estos de hundían en la arena, el cielo azul decorado con unas nubes perfectas, el aire en la cara acariciándome el pelo, el horizonte que me llamaba... Ha sido como si la vida me susurrase "¡estás viva!". ¡Incluso he tenido un momento de euforia en el que me he puesto a correr saltando las olas!
Tal como están las cosas ahora; escuela, exámenes... esto parece un paréntesis de vida, pero no permitiré que mi vida sea un paréntesis pequeño de vez en cuándo, mi vida será TODA mi vida.

17 de mayo de 2011

La vida, una partida de ajedrez

Miro absorta un tablero de ajedrez preparado para jugar una partida.
Lo miro. Me mira.
No puedo jugar; estoy confundida. No sé ni de qué lado juego, cual es mi equipo. No por los colores, pero si por las diferencias.
¿Acaso se puede jugar esta partida cuándo uno no sabe de qué lado es?
Tampoco sé en qué posición estoy. Peón, alfil, torre, reina... 
En la vida no hay sólo dos equipos; no nos dividimos en blancos o negros. Pero a parte de esto, la vida es una partida de ajedrez.
No me siento ni de un lado ni del otro. En las partidas se permite pensar, pero uno no puede estarse toda la vida pensando. ¿Tendré que decidirme? 
Deseo ser neutral.
¿Puedo?




       ...En realidad no sé ni lo que deseo*




Escrito: en clase de castellano

7 de mayo de 2011

Ali




















Estaba ya enfundada en su suave pijama de flores cuando decidió no dormir por esa noche. Se incorporó despacio y, de puntillas, se preparó para una visita nocturna por las calles de París. Había tenido un día extraño, y la mañana siguiente tenía un examen. No importaban ni una cosa ni la otra. Cunado a uno de asaltan las ganas de hacer algo nuevo, aunque un un poco descabellado, lo tiene que hacer. Son esos los momentos en los que uno se siente libre, contento de gobernarse a uno mismo y feliz.
Era una noche fría pero acogedora. Ali se dirigió a una zona donde sabía que no habría nadie. Eran unos jardines no muy grandes, con minúsculas colinas cubiertas de colores, un río plateado que las recorría y fuentes y pájaros que creaban la melodía que allí se oía. El cantar de el agua y de los pájaros. Pero de noche, todo era distinto, aun que igual de mágico. No se apreciaban los colores, si nó que todo era negro, con un reflejo azul que lo cubría todo. Los pájaros no cantaban, pero el río suspiraba sigilosamente y el viento se agitaba sutilmente. Ali se sentó en medio de un prado iluminado pro la lux de la luna y se quedó en silencio, observando. Sacó una libreta de terciopelo azul y se puso a escribir con una pluma blanca. Mientras las palabras cobraban vida, su alrededor también. Ella estaba demasiado concentrada, pero el jardin la estaba rodeando de luces.
Cuando se dio cuenta, ya estaba volando.

1 de mayo de 2011

¡Coge tu libro!

Hola =)
El blog  Cisnes de cristal me ha nominado al meme “¡Coge tu libro!”
Consiste en coger un libro que tengáis cerca que estéis leyendo y abrirlo por la página 89, contar hasta la línea 5 y... ¡Escribir lo que veáis en esa línea!
Me ha gustado mucho la idea.
Aquí lo teneis:




"Detrás de los párpados se formaban pequeñas figuras, como manos que hacen sombras chinas en la pared."
Cometas en el cielo - Khaled Hoosseini


Nomino a:
-The Little
-Kelly
-Las mejores cosas al amanecer
-Xikaakira
-El corazón de Camila



24 de abril de 2011

Querido camping

Lo respiro en el aire al salir por la noche de casa. Fresco y agradable; aire de verano. No verano en general, no. Esos días de verano, esos 10 o 15 días que cada año pasamos allí, el mejor sitio del mundo. 
Ese sitio es muchas cosas y en resumen una.
Son los nervios de llegar, las lágrimas al salir; la risa durante la estada. Es tomar el sol consciente y contenta de los que te rodean, es sentir el frío del agua de la piscina de montaña. Es que te presten un jersey grande y que huele bien, porqué al caer la noche ha refrescado. Es todas las vueltas en bici de paquete, las noches mirando las estrellas, pasear ese perro que ni siquiera es tuyo. Es comer galletas envueltas en nocilla con los ojos vendados, es intentar no reír en esos cuentos que se supone que dan miedo. Es pasear por los campos antes de ir a ducharse escuchando música, tal vez esperando encontrarse alguien. Es hacer la cuenta atrás a partir de 350 días.
En resumen, es alegría y amor.
Además no siempre han sido todo flores, aunque el recuerdo si acaba siento éste. Puedo decir que mi más grandes pifiadas han sido allí, pero también mis mas bonitos recuerdos. Numerosas cosas he aprendido allí, a base de risas y lágrimas.
Son los millones de recuerdos que guardo con amor inmenso, recuerdos de hace ya, ocho años; que espero conservar SIEMPRE.

20 de abril de 2011

Evolucionar sin dejar de querer


Quiero evolucionar, cambiar. Pero a la vez, no quiero de dejar de querer lo que ahora quiero. Ahora esto me gusta, y desearía que fuese siempre así. No quiero que de aquí unos años, mire este CD o este libro y piense:
-¿Cómo me podía gustar esto?
No, quiero seguir amando todo lo que amo ahora, pero a la vez quiero cambiar y evolucionar.
¿acaso esto es posible?
No lo sé, pero lo descubriré.

17 de abril de 2011

Viajar












Me gustaría vivir viajando; sola  o acompañada; en bicicleta, tren, coche o caminando; con lluvia en el frío o brillar en el sol por el sud; visitar monumentos conocidos o perderme en callejones con salas de te o bosques de hadas. Observar un pájaro o un niño adornado con chocolate en los mofletes y imaginarse la vida de ambos, sus pensamientos. Moverse con el viento, sin planes; caer tumbada en una cama o en la tierra mojada y dormirse, y soñar que sueñas con un libro que pronto escribirás o tal vez con un país que no existe. Comer cosas deliciosas sin saber que son; quemarse la punta de la lengua con un café demasiado caliente en medio de un callejón helado. Mirar postales, imaginarse ese lugar cien años atrás, pensar aquella chica que tal vez, vestida con un vestido se seda rojo, pisó las mismas piedras y fijó la vista en el río, como tu. Saludar a la gente desconocida que sonríe, pero también a aquella malhumorada. Hacerse entender con miradas, gestos, o tal vez hablar en un idioma que ni siquiera conocías.
Vivir, soñar, descubrir, abrir los brazos para acoger gentilmente un mundo enorme.

16 de abril de 2011

Noticias

Perdonad por la ausencia, me sabe muy mal.
He estado con trabajos, exámenes... y esta última semana de intercambio en Francia; he visitado Nancy, París y Strasbourg. Hay que decir que son sitios de inspiración, así que espero publicar pronto.
También intentaré publicar alguna foto del viaje.
Hasta pronto, ¡espero!

28 de marzo de 2011

Curiosa


No es que ella se quiera tirar. No. No os asustéis.
Es sólo que tiene curiosidad.
Curiosidad para ver cómo son las cosas des de arriba. Está harta de ver las cosas des del mismo punto de vista.
Cansada de las mismas cosas.Cansada de la rutina sin sentido de la vida actual que lleva.
A veces ver las cosas en otra perspectiva ayuda; pero... ¿A qué?

22 de marzo de 2011

Barquita


Río que pasa, río que siempre esta aquí, río que lo sabe todo.
Escucha el río, y aprenderás.  El río corre, aun que no lo parezca. Acompaña.
Esta barquita de papel la hice yo. Y dentro escribí los nombres de las personas queridas.
Entonces la solté, para que cabalcase con las olitas del río, hasta llegar a las grandes olas del mar. 
O tal vez se quedara en algún charco perfumado
O tal vez algún niño la cojera. 
Pero bueno, en mi memoria, esos nombres no morirían; y la barquita de papel, tampoco.

17 de marzo de 2011

Quiero correr lejos de él


De espaldas al mundo por lo que veo en frente a mi. Cierro los ojos; mi interior se derrumba. ¿Porqué ella? Me pregunto y una y otra vez. Miro este prado ya dorado, su verde primaveral pasó y ahora empieza a secarse. Tal vez con él me identifique. ¿Qué tal si corriese por este dorado hasta el infinito? Así al menos no lo tendría que ver. ¿Tal vez no moverme del sitio y esperar a que mis raíces sean lo bastante fuertes para resistirlo todo? 
No, no y NO!
NO tengo que huir, tengo que afrontar, aprender y salir de esa tormenta con una sonrisa, una lágrimas de alegría, otra de tristeza y una herida cicatrizada. Esos serán mis trofeos.

16 de marzo de 2011

Me gustaría y me gustará

Me gustaría que ahora, en vez de formular palabras en mi interior,
me gustaría formularlas en voz alta.
Me gustaría que fueras tu quien las escuchara.
Me gustaría que en lugar de mi imaginación, estuvieras aquí, a mi lado. 
Que este aire vacío que tengo aquí al lado, se esfumase para dejar espacio a tu cuerpo.
Y espero que estos verbos en condicional, algún día estén en presente.
Me gustaría. Me gustará. Me gusta.


Pensado: en el autobús, siguiendo con la mirada una gota de lluvia en el cristal, volviendo a casa del instituto.


P.D: ¡ya somos 50 en esto! =) Bua... ¡quién lo hubiese dicho! Me hacéis TAN feliz... gracias, por apoyarme, leerme, consolarme, darme consejos.. aun que sea detrás de una pantalla, sirve, os lo digo de verdad. ¡Besitos a todos vosotros! ¡y GRACIAS otra vez!  Muuak x

13 de marzo de 2011

El Ruido estridente

Otra vez resonaba en mis pequeños y delicados tímpanos el estridente Ruido de ese aparatito. ¿Siempre tenía que sonar en los peores momentos, cuándo se estaba bien sin alguien que preguntase por ti? Cuántas cosas había interrumpido ese sonido... Resultados de cálculos muy largos, ideas magníficas, otras locas, ratitos tranquilos de lectura tomando en las manos una taza humeante y caliente... 
Sonó tres veces, cuatro, cinco. No tenía la más mínima intención de descolgar el auricular. Ya podían seguir marcando con unos dedos frágiles, o puede que robustos. Quién sabe. Ni siquiera tenía mi querida curiosidad.

12 de marzo de 2011

EL viento se te llevó


Sí. Yo estuve enamorada de ti. Y tu de mi. Lo sé. Pero un día el viento te cambió completamente; tu amor hacia mi, tu espléndido carácter, se te llevó entero. Ahora eres una cascara vacía, manipulada. Como cualquier otro o incluso peor. Te miro, y me imagino lo que un día, ambos sentimos. Nunca me lo dijiste; pero lo sé. Pienso en el ahora, me derrumbo. Te soy indiferente, con todo el extenso sentido de la palabra. No me miras, no me hablas, no existo. Solo soy una sutil voz, que cuando te pregunta, te enteras de que esta allí y respondes con una monosílaba y me das la espalda. 
Yo creo que no sientes nada, y me entristece. En cambio, con el viento que se te llevó, me enfurezco. ¡Aunque tal vez, me tendría que enfurecer contigo! ¡¿Cómo dejaste que se te llevara?!

8 de marzo de 2011

Promesas que no valen

Las promesas de una enamorada no valen nada.
Te prometí ser amigos siempre; pasara lo que pasara.
Te prometí que algún día, iríamos a Siena y nos estiraríamos en medio de la plaza.
Te prometí, prometí y prometí; y sé que no lo he cumplido.
Ahora sé que no se puede prometer cegado por el amor, porqué cuando ves la realidad, o una vez la historia ha terminado, uno ve los cosas diferentes, distintas.
Siento que mi palabra, para ti no valga.
Pero me aseguraré que la próxima vez que me ciegue por ese amigo lejano, el amor; mi palabra valga.
Por eso escribo esto, para poder leer y recordar, cuando, un día, vuelva a volar en los cielos del amor. Y también, de paso, para que me comprendas, y una vez me hayas comprendido, me llegues a perdonar.

5 de marzo de 2011

Tres potecitos ¿mágicos?


Tenía cuatro años, creo. Estaba en casa de mis abuelos. Era una casa inmensa, en medio de campos dorados y ríos plateados. La casa parecía una biblioteca, estaba toda tapizada de libros, y lo que no eran libros eran tapices comprados en cualquier rincón del mundo que a mis abuelos le aportara un recuerdo mágico, dulce y delicado. Estaba leyendo delante la chimenea con un silencio acogedor que me rodeaba. Alcé la vista y vi tres potecitos en una esquina de la estantería de la pared del norte. Dejé el libro reposar en el cojín de terciopelo que yacía a mi lado y me encaminé hacia esos potecitos que parecían gritarme suavemente que me acercara; así que les hice caso. Pero no los abrí. Sí, los cogí, me los guardé en mi pequeña maleta en la que había de todo menos ropa y aún ahora los tengo, aquí conmigo. No sé que hacen exactamente, pero estoy segura que ejercen algún encanto en mí, así que sin abrirlos tengo bastante. Los guardaré para ponerlos en una esquina de alguna estantería.

27 de febrero de 2011

Soñando despierta

Soñando despierta, pensando, imaginando. Todo esto, una guerra pacífica en mi interior. ¿A que no lo parece? Sé lo que piensan mis compañeros; piensan que soy una chica cualquiera, bueno, no cualquiera; sinó una niña jugando a ser mayor, superficial, loca por los libros y desagradable con la gente. 
Estamos de colonias. Ahora mismo me encuentro estirada en el porche de madera de la casa de colonias. Es un sitio precioso; campos dorados por el sol, viento fresco del norte y miles de detalles de la naturaleza, posando ante mi para que los congele en el papel con mi carboncillo.
Adelante, me digo.
Inspiro, y dejo que mi mano dibuje con fluidez y delicadez. Ahora, sin pensar, ni imaginar, sólo soñando por una vez más.

24 de febrero de 2011

ALGO
Busco algo. Algo que me haga sentir feliz, que todo merece la pena. Algo que me arranque una sonrisa, que me dé empujoncitos y me anime a seguir adelante. Porqué no puedo más
Algo es lo que ando buscando con desesperación, algo que borre estas palabras.
te necesito, algo.




FRÍO
Tengo frío. ¿Tengo miedo? ¿Soy cobarde? No sé, las vez sí lo sea. Tengo una lámpara en mis narices pero todo lo veo oscuro. Frío; las manos reseca me impiden escribir.
Una lágrima se asoma; cae con la escusa de que es la fuerza de gravedad; pero a mi no me engaña, sé que por eso no es. Esta lágrima lo ha visto y oído todo, ha sentido lo que era mejor no sentir y se ha imaginado futuros oscuros y borrosos.

23 de febrero de 2011

Diferentes e iguales


Tenía la mirada de hielo perdida en la multitud de gente que pasaba -alguna estresada y otra tranquila-, por la calle. La variedad era inmensa. Le asombraba tal diferencia pero a la vez tanta igualdad entre unos y otros. Depende de el lado que lo mires -como decía una canción de mi padre-. A veces uno se podía sentir único, otras veces insignificante, y es que en ninguno de los casos erraba. 
¿Qué es lo que nos hace diferentes?
¿Qué es lo que nos hace iguales?
Todo y nada, o nada y todo.
Su mirada se encendió; el hielo se había deshecho y ahora una mirada chispeante observaba la multitud des de un punto de vista completamente nuevo.

18 de febrero de 2011

Desahogo


-¿Qué te pasa?-le preguntan a Elisabeth.
-Nada- responde ausente y cansada de que le pregunten sin preocupación; como si fuese sólo por obligación.
-¿Te pasa algo?-le vuelve a preguntar otro compañero.

Lo único que le ocurre y quiere es correr por una pradería verde en un día soleado y fresco de primavera. Abrir los brazos, respirar hondo y cantar. Cantar hasta que la melodía de la canción la inunde plenamente; y con esperanza, esperar que esa melodía inunde todo este mundo, para pintarlo de color de una vez por todas.


Escrito: en clase de turoria, sintiéndome  igual que Elisabeth.

14 de febrero de 2011

Tempus Fugit


"Si había aprendido alguna cosa en todo ese tiempo era que no había nada que hiciera cambiar les Esencias de las personas mas rápidamente que la música. Cuando alguien escuchaba una ópera o se ponía unos auriculares para distraerse, su estado de ánimo y, en muchas ocasiones, su Esencia, variaban a una velocidad inimaginable."

"La respuesta de Hanna fue levantar la cabeza y cerrar los ojos.
Después respiró hondo y abrió los brazos como había visto que hacía él. Pablo la imitó y dejó ir un grito con todas sus fuerzas. El grito su fundió con los trueno y se llevó la preocupación, la angustia, el miedo y la tristeza de los últimos días. Hanna se unió con un aullido que creció hasta convertirse en una risa incontrolada. Comenzó a girar sobre ella misma sin importarle la imagen que haría y no paró hasta quedarse sin aliento."

" Allí había tenido amigos con los que jugaba y corria. Allí supo una vez que era ser feliz. Pero, como siempre, el tiempo le había arrebatado todo hasta que solo le habían quedado los recuerdos. Y hasta los recuerdos habían empezado a desvanecerse."

NOTA: 7'8