9 de septiembre de 2011

Palabras al aire con sentido

Solo la fuerza de voluntad que creía no tener me impide alargar la mano y coger el teléfono. Llamarte, darte una señal de vida, decirte sin necesidad de palabras que pienso en ti; que no te he olvidado (aunque si que lo he intentado).
Puede que no sea exactamente la fuerza de voluntad, que me lo impide. Tal vez sea un escudo para protegerse del dolor.
Total, si sé que no abrirás, ¿por qué picar a la puerta?
Sólo me infundo mas dolor, porque una cosa es no ver y la otra es no querer ver. La única razón por la cual no me rindo es una: la esperanza.
Esperanza a que abras la puerta; que el azul de tus ojos calme la sed de mi alma i que tu sonrisa, tenga una explicación para todo.

Y como en un cuento, 
ser felices y comer perdices.

"Ya está", pensó. Guardó el bolígrafo verde esmeralda en su bolso marinero y miró la carta recién escrita en un papel muy viejo, de esos que a ella le gustaban tanto; esos que hacían tan buen olor y hacían que cualquier cosa que escribiera uno, pareciese importante para la historia, como si fueran un manuscrito antiguo y valioso.
Le dio una última ojeada y, con una chispa de resentimiento en los ojos, dobló el papel. Rebuscó en un bolsillo y de él sacó un globo, sus objetos preferidos; el mejor invento, según ella. Entonces, con sus blancos y largos dedos, introdujo la carta dentro e intentando no hacer ruido, se acercó el globo a los labios rojos y lo infló. 
Había gente que enterraba el pasado o los recuerdos, otros los quemaban y otros los ponían en una botella que lanzaban al mar. Ella prefería el aire. Inquieto pero tranquilo, invisible pero presente. 

Entonces lo soltó hacia la infinidad del cielo y las estrellas.

9 comentarios:

kelly dijo...

Siempre quise hacer algo así ^^

Xikaakira dijo...

Precioso!!!
Que buena idea dejar que los recuerdos se vallan junto a los globos!!
Bss

Miss Frenesí dijo...

Guau. Qué relato más original!
Me ha encantado eso de guardar los recuerdos en globos :)
Un beso enorme

Mariona dijo...

¡Me ha gustado mucho este texto, es muy bonito!

Y me encantan las fotos que pones en tus entradas, son preciosas y muy originales, y van con lo que escribes. ¡¿De dónde las sacas?!
Jajaja!:)

Felicidades, me gusta mucho tu blog.


Un abrazo,

Mariona
(Maraygavi;))

The Little dijo...

Me has dado una idea. Cada recuerdo que tenga, de esos que se clavan como espinas, lo trataré de un modo diferente. Los escribiré en papel y uno lo voy a enterrar, el otro lo voy a quemar, otro lo lanzaré al mar y por último uno surcará los cielos.
Bello texto que tenía ganas de leer, hacía muchísimo que no escribías. :)
Besos!

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Eso está bien, alejar los problemas, soltarlos, dejarlos que se vayan libremente y que no se vuelvan a cruzar en tu camino. Es lo mejor que ella podia hacer!

Joana

Pía Baroja dijo...

Bonito texto. Nunca antes había oído lo del globo. A veces es muy necesario compartir las cosas, pero es mejor hacerlo con alguien que no conoces (como la persona que encontrará el globo).
El caso es desahogarse.
Me alegro de que vuelvas! :P
Un beso

Leyendo Bajo El Cielo dijo...

super bonito me encanto cuando acabe de leerlo!! me encantaria q te pasaras por mi blogg
http://leyendobajoelcielo.blogspot.com/
gracias un abrazo

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Lyla, tienes un premio en el blog. Pásate cuando puedas:

Las mejores cosas al amanecer