2 de octubre de 2011

Cita en otoño

Y quedaron después de un año sin verse. Su relación no había acabado mal, pero tardaron un año en quedar. 
En medio del olor de las hojas caídas y húmedas del otoño, paseaban por la ciudad.
Al principio puede que no hubiese una confianza cien por cien, pero a los diez minutos el hielo que se había creado durante doce meses se fundió entre risas, miradas de complicidad y charlas necesarias.
Él, alto, con el pelo castaño claro muy corto y unos expresivos ojos azules; ella, no muy alta, con el pelo larguísimo cayéndole como una cascada por la espalda y los ojos oscuros maquillados suavemente.
Hubo química, simpatía, sinceridad, desahogo, cariño, tal vez amor.
Hubo respuestas para esas preguntas, pero se crearon otras nuevas.
¿Qué relación tendrían de ahora en adelante? ¿Qué sentían el uno por el otro?
Hay clases de amor, clases de complicaciones... pero no hay grado de amor sin grado de complicación.












6 comentarios:

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Muy bonito y muy cierto! Me gusta que el hielo acabara por romperse!
Un besito!

Joana

kelly dijo...

Cierto

Xikaakira dijo...

Pues quizás esten predestinados ^^
Bss

Leyendo Bajo El Cielo dijo...

Muy bonitoo! Creo que esto es muy cierto. Describes muy bien las cosas me sentí que estaba en la escena.
Un beso desde: http://leyendobajoelcielo.blogspot.com/
M

Lyla dijo...

Gracias por vuetros cometarios!
A ver cuando tengo un ratito y mepaso por vuestros maravillosos escritos =)

besos

The Little dijo...

Quizás la única complicación sea la distancia. Espero que ambos tengan la fuerza para afrontar esa barrera. Porque sin voluntad (aunque secreta) no hay mucho amor que sobreviva.