2 de abril de 2012

Desde siempre

Y se encontraron en la playa, con el viento, la arena y la sal; entre amigos. 
Con diez añitos habían jugado, inocentes y libres, a estar juntos. Él solía escribirle cartas y hacerle pequeños regalos; ella solía quedarse demasiado sonrojada para hablar, pero su corazón latía suavemente.
Años después, allí, algo en ellos volvía a sincronizar, de hecho, nunca se había marchado. 

Antes de entrar en el mundo de los sueños, ella recordaba, con los ojos iluminados y una sonrisa, los momentos de aquella tarde.
Correr hasta el final del espigón, saltando descalzos de roca en roca; sentarse fuera de las ventanillas del coche y mirarse con los ojos chispeantes y el pelo alborotado; oler su sudadera mil veces y ponersela para quedar impregnada de su olor...

Ligeramente, el sueño se la llevó.



5 comentarios:

Vanessa dijo...

Siempre que termino de leer tus escritos acabo con una sonrisa de bobalicona jeje sigue escribiendo tan bien ;) un besito

Mariona dijo...

No sé qué comentarte del texto, pues no hay de qué "debatir", pero sólo decirte que es muy dulce y me ha gustado mucho.

Un beso :)

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Sin palabras me he quedado para describir tu texto! De verdad, que escrito tan precioso... <3 Cómo lo haces para conseguir que me enamore de todo lo que escribes hasta tal punto que sueño con que todo lo que describes me pase a mí?
Besitos!

Joana

P.D: pássate por el blog :)

Xikaakira dijo...

Que tierno ^.^!!!
Me gusta mucho como lo expresas!!
Bss

alex weed dijo...

puffff demasiaaaado! :')