24 de mayo de 2012

Viajando a través de la música

El chico se encerró en la habitación, cerrando la puerta detrás suyo, secamente, pero sin hacer ruido.
De golpe, le vinieron unas terribles ganas de escaparse de esta vida, de este mundo. Esconderse. Cogió los cascos, puso la música bien fuerte y por último, apagó la luz.
En ese momento, en su mundo, su habitación; sólo existían la acogedora oscuridad, la música, el sentimiento y él. Él, transportado a un mundo de nubes de colores, donde todo pasa directo al corazón. 

2 comentarios:

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Muy bonito! Me ha gustado que esta vez el "protagonista", por decirlo de alguna forma, del relato fuera un chico.
Un besito y pásate por el blog!

Joana

Xikaakira dijo...

Precioso!!!!
Bss