27 de diciembre de 2012

Héroe



Hubo una vez un pájaro; pequeño, dulce.
Tubo que hacer un largo viaje, solo, en el que hubo noches de tempestad en las que no podía más, y empezaba a caer. Pero su fuerza de voluntad, las ganas de no dejarse ir, impedían su caída. 
Ese pájaro creció, aprendió y voló más alto que cualquier pájaro. 
Se convirtió en la mejor ave, porque sus maestros habían sido los mares, los vientos y el sol; la vida misma con todas sus tempestades. Y e´l, a diferencia de los demás, había parado a fijarse en ella. 

1 comentario:

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Creo que todos tendriamos que tener la fuerza de voluntad que tiene este pájaro; nos ayudaría a no caer jamás y a superar los obstaculos.

Joana