16 de noviembre de 2013

Never Grow Up


"Crecer duele, a veces, cariño" esas palabras que fueron a su vez susurradas  con dulzura, retumbaban en su cabeza como un eco crescendo "Crecer (crecer) (crecer) duele (duele) (duele), a veces (a veces) (a veces), cariño (cariño) (cariño) ..."

Sí, fueron murmuradas con ternura, pero meses después, la realidad de su significado chocaba contra las paredes de su alma con un sabor completamente amargo.
Miraba las carcajadas despeocupadas de todos los niños y niñas que se cruzaba por las frías calles. 
Las envidiaba en silencio. 
Recordaba poder vivir en un libro durante días, saborearlo sin tener que angustiarse por la realidad; poder olvidarse de ella sin que esta la reclamara y la anclara en tierras grises y quemadas. Tristes.
Cómo todo era simple y alegre.
Recordó también como ella misma quería ser mayor, y no entendía a los adultos cuando le decían que se estaba mucho mejor siendo niño. Ella lo encontraba aburrido. 

Pero ahora, ahora deseaba volver a ser esa niña de pelo largo y lacio que, en el fondo, era tan feliz.

4 comentarios:

Ana Lavanda dijo...

Miedo. Me siento una pequeña "Peter Pan". Me da pánico crecer, pero a la vez me muero de ganas de salir ahí a fuera y comerme el mundo. Así que me ha encantado lo que has escrito. Estoy totalmente de acuerdo. Pero tú no tengas miedo de crecer, porque yo sé que hagas lo que hagas, acabarás escribiendo algún best seller. Querida Lyla, aunque ya no hablemos tanto, y no sepa tanto de ti, no quiero que olvides lo especial que eres. ¿Como quieres crecer? ¡Ya eres una persona muy grande! Con un bonito y especial corazón. Echo de menos nuestras charlas... A ver si me haces alguna visita, y te enseño mi habitación. Deduzco que te gustará :P Mil besos.

Xikaakira dijo...

A mi tambien me gustaria a veces volver a ser niña!!! Adorada infancia!!
Bss

Las Mejores Cosas Al Amanecer dijo...

Ojalá pudieramos todos volver a ser unos niños, olvidar nuestros problemas de mayores y vivir despreocupadamente el resto de nuestras vidas... pero es ley de vida. Cada uno tiene que pasar por todas las etapas y no sirve de nada lamentarse por lo que se fue y ya no volverá jamás. Aun así, entiendo a la chica que escribe esto; a veces, todos nos ponemos nostálgicos con nuestra infancia.
Un beso enorme!

Joana

Claudiettha J.V. dijo...

Te das cuenta de que has perdido al niño que había dentro de ti, que ha crecido que no va volver... Un hermoso texto sobre lo que significa hacerse mayor, a veces habría deseado que la inocencia fuera eterna.

Besos